Dos dibujos

Carme Nogueira (Vigo, 1970) parte de la La Tribuna, novela de Emilia Pardo Bazán en la que se narran las duras condiciones de las trabajadoras en la fábrica de tabaco. Utiliza la imagen publicitaria popularizada en aquellos años, y visible en las cajas de Farias diseñadas en A Palloza: una mujer fumando. Traslada la imagen de esta silueta a un tablón de madera, y lo convierte en tribuna, elemento arquitectónico en el que pronunciarse. El juego dialéctico es doble porque Tribuna es, además, el nombre de la protagonista de la novela.

Nogueira crea un escalón al que poder subir. La posibilidad de un gesto, el punto de partida para una revolución. Dos láminas sobre la tarima nos ponen en contexto. En una, un dibujo de la Plaza de la Palloza, creado a partir de una imagen antigua. En la otra, la silueta de la mujer del anuncio se superpone al plano de la plaza actual, los entramados son similares y las dos representaciones se convierten en una. En su trayectoria artística Nogueira reflexiona sobre los espacios públicos y privados, en sus distintos usos en relación con la identidad de género. La historia de la plaza, la fábrica y sus trabajadoras, se solapan para escribir un capítulo de nuestra historia.

Escribió Judit Butler en el catálogo de Insurrecciones, que, incluso cuando las revueltas son aplacadas, tienen el poder de articular ideales, de activar revueltas futuras (1). Al igual que el suelo de madera de la obra de Nogueira, esta protesta fue el escalón para muchas otras.

Ana G. Chouciño, Brit Es magazine
https://www.brit-es.com/amp/o-pronunciamento-galeria-vilaseco/

Artículos relacionados